Una espléndida iglesia de Pacariza en el municipio de Sabaya, frontera con Chile

Sabaya uno de los municipios fronterizos con la República de Chile, guarda en sus entrañas una serie de leyendas y mitos. En Pacariza un poblado rural de Sabaya, guarda sigilosamente su Iglesia que data del siglo XVII.

No todos los pueblos están abandonados, sino que la gente que vive en estos lugares son los “guardianes de la soberanía nacional” y conservan varias obras arquitectónicas de la época pasada.

El alcalde municipal de Sabaya, Pablo Villca Viza, es un hombre identificado con el desarrollo de los pueblos fronterizos. “Está llegando el progreso a las comunidades rurales, ahora ya se tiene agua potable, plazas, calles adoquinadas y resguardamos nuestro patrimonio natural y arquitectónico”, señalo.

Los pobladores de Pacariza, son gente humilde y se dedican a la actividad agrícola – pecuaria para mejorar sus condiciones de vida. Los  habitantes de Pacariza en su mayoría con productos de quinua y camélidos.

En este lugar de Bolivia, el visitante o turista puede visitar la Iglesia Colonial y puede disfrutar de la comida típica, la kanka de costilla de llama con la pisara de quinua.

En Pacariza, los comunarios son respetuosos de la cultura y sus tradicionales. En este lugar se celebran fiestas religiosas con la presencia de fraternidades folklóricas y muchos artistas famosos.